Dos caras de una moneda: fluidez y materialidad en los cuerpos posmodernos

Roberto Balaguer
Psicólogo
Coordinadora de Psicólogos del Uruguay

“Por lo general, los gimnasios son máquinas expendedoras de esteroides y cocaína. Es raro encontrar una rata de gimnasio – masculina o femenina – y no descubrir enseguida a alguien con evidentes dificultades emocionales”.
Coupland, 1999: 223

Resumen

El presente trabajo aborda la cuestión del cuerpo en la denominada modernidad líquida, las vivencias de multipresencia favorecidas por las nuevas tecnologías y las formas de conciliar esto con la vida material y la unicidad del cuerpo. Cómo se maneja el cuerpo en estos nuevos contextos electrónicos, qué fantasías promueve y cuales son los costos de la conexión son elementos que se trabajan a punto de partida de algunas cuestiones como ser las patologías psicosomáticas, el piercing, los tatuajes y los deportes llamados extremos.

A través de varias de estas cuestiones vemos un sujeto que debe manejarse en dos mundos, uno material y uno fluido, de conexión, de fusión. La vuelta al cuerpo es sentida muchas veces como una pérdida no acorde con los parámetros de multipresencia e hiperconexión, lo que genera lo que hemos denominado vivencia de “hipocuerpo”.
Los límites sólidos de los cuerpos han dejado paso en la modernidad líquida a cuerpos también líquidos, disueltos, que deben ser atravesados por piercings para existir, apelar a los deportes extremos para volver a sentir esos bordes perdidos, enfermar o alcanzar límites musculares que los tornen fuertes, tonificados, sólidos, existentes.

  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 next