Vol.2  :: agosto :: 2002-2003

articulos
arte electrónico
cápsulas informativasreseñas de portales, libros y revistas
foro electrónicotabla de contenido


suscripción

 

 
 Suscríbete  
     
 Regresar  

  
 

Función de las Nuevas Tecnologías en la Construcción de la Identidad: Una mirada cualitativa desde la E-moción y el Tacto [1]

                   Ángel J. Gordo López
                                              ajgordol@wanadoo.es
                                 Departamento de Sociología IV
                          Universidad Complutense de Madrid

   Las innovaciones tecnológicas en general, y especialmente las nuevas tecnologías de la comunicación (redes de ordenadores, multi-media, e-mail, telefonía móvil, televisión digital, videoconferencia...) se presentan a menudo como productos acabados cuyos efectos dependen del uso que se haga de los mismos (Zubero, 1998).  Aunque cada vez más se atiende al modo que estas nuevas tecnologías afectan el modo de relacionarse, percibir e intervenir en el mundo (Area, 1997), son todavía escasos los estudios que enmarcan la innovación tecnológica en un marco de intereses sociales más amplios.

     Este tipo de aproximaciones encuentra uno de sus primeros referentes en los trabajos de M. Weber (1923[1961], M. Heidegger (1954[1993]) y L. Mumford (1934[1977]). Lejos de entender lo tecnológico como una variable independiente estos trabajos contemplan la cuestión tecnológica desde una perspectiva histórica y en relación con procesos de mayor envergadura. En concreto destaca el modo en que Mumford (1934), anticipándose a su tiempo, entiende lo tecnológico como un conjunto de relaciones complejas que comprenden distintos tipos de habilidades y conocimientos al igual que estructuras y disciplinas sociales.

Desde finales de la década de los setenta nuevos planteamientos retoman la cuestión de los contextos sociales de las innovaciones tecnológicas, así como por sus condiciones socioeconómicas de posibilidad. Coincidiendo con el auge del paradigma socioconstruccionista, el cambio tecnológico se empieza a encuadrar en aproximaciones que plantean que la tecnología, al igual que su impacto, se forjan al amparo de los distintos contextos socioeconómicos (Mackenzie y Wajcman,  1985; Winner, 1985).

Desde este tipo de enfoques sería erróneo reflexionar sobre las nuevas tecnologías de la comunicación, la ingente cantidad de información, las posibilidades de interactividad y los formatos multimedia que las caracterizan, sin atender a otro tipo de dinámicas más amplias. Entre éstas dinámicas cabría destacar aquellas que fomentan que los valores y los derechos éticos básicos, de naturaleza fundamentalmente cualitativa, como el derecho al trabajo, a la sanidad, el derecho a la residencia o la educación, estén sujetos a lógicas de gestión economicista. En semejante encrucijada, ¿en qué medida reflexionar sobre las nuevas tecnologías y las posibilidades que nos brindan de información, interactividad y conectividad, supone indagar a su vez sobre la construcción y el gobierno de la identidad? ¿qué tipo de correspondencias cabría establecer entre el modo que las nuevas tecnologías permiten transmisiones instantáneas, aumentan las capacidades de interactividad y redefinen las nociones de espacio y los nuevos modos de pensar y actuar sobre nosotros mismos y los demás?

       En este capítulo exploro algunas relaciones entre las nuevas tecnologías y distintas dinámicas de construcción y gobierno de la identidad. Parto de la idea de que el impacto de las nuevas tecnologías de la comunicación no puede disociarse de las condiciones socioculturales y económicas que las hacen posible. Y viceversa, que los modos de pensar, actuar y relacionarnos con nosotros mismos y los demás, están cada vez más condicionados por estas nuevas tecnologías.  El argumento central que quisiera desplegar a lo largo de estas páginas es que el renovado interés por la comunicación y la inteligencia emocional en la vida real, y el creciente protagonismo del tacto en la nuevas tecnologías de la comunicación, son caras de una misma moneda, e indicativas por igual de los recursos y técnicas de construcción y gobierno de la identidad en el tránsito de la sociedad de la información y el conocimiento a nuevos órdenes postbiológicos.

Tras unas breves notas sobre las dinámicas actuales que fomentan respuestas terapéuticas e individuales a cuestiones que hunden sus raíces en problemas sociales básicos, me detendré en examinar la creciente importancia de la emoción en distintos ámbitos sociales. Seguidamente intentaré mostrar el modo en que los discursos que premian la emoción forman parte de un continuo más amplio de equivalencias donde democracia, psicoterapia e intimidad se influyen y redefinen mutuamente. La segunda parte del capítulo comienza identificando el papel destacado que se atribuye actualmente al sentido del tacto en el sector multimedia, para seguidamente ilustrar el culto existente en torno al tacto y la emoción como se aprecia en las nuevas campañas de telefonía móvil (e-moción).            


[1] Este artículo aparecerá publicado en A. Baustista García-Vera (ed.) Las nuevas tecnologías y su utilización pedagógica en la escuela, Madrid: Akal (en prensa).
 

 

  2   >>

 
 
  Agosto 2001
Amores online
Bioevents
E-r-g-o-t-i-c-k-s

 

 

 


QUIENES SOMOS E-MAIL Editora | SUBSCRIBIRSE | INTERCAMBIO BANNERS
 Universidad de Puerto Rico | CMCEP
ISSN 1549-2230
  Copyright © 2004 Teknokultura, UPR
  Política de Privacidad | Términos de Uso