representación, me parece, se nos hace aprehensible, e incluso ‘natural’, en cuanto que sobrelapa con la noción biológica de que los organismos vivos nos encontramos ‘cifrados’ químicamente en un ‘código’ genético. En su elaboración, esta imagen se extendería para implicar que los compuestos químicos que señalan la especificidad de cada gen (sus bases nitrogenadas) serían los caracteres básicos o ‘letras’ de este mensaje, que, en el proceso de replicación (o ‘copia’) son combinadas en series de tres para formar palabras, los codones. Estos últimos son “traducidos” (verbo que efectivamente se utiliza para describir este proceso) por el ARN (ácido ribonucleico) en aminoácidos y finalmente éstos son encadenados en secuencias que formarán las proteínas (‘mensajes’) que activarán los debidos procesos metabólicos en el organismo. Es en esta última etapa que la ‘virtualidad’ de esa ‘información’ contenida en los genes se manifiesta de forma material en los procesos o caracteres físicos (fenotípicos) de los organismos. De manera similar, los caracteres que atraviesan las pantallas de las computadoras en el Mundo Real son análogos al genotipo (o codificación genética de caracteres) que, posterior a un proceso de traducción, se hace aparente en la expresión ‘física’ de la Matriz, en forma de calles, casas, personas, eventos, animales, etc. Cypher saca explícitamente a la luz esta correspondencia, haciendo notar de forma particular la intervención del proceso de la lectura y traducción. A la pregunta de Neo, que se encuentra por primera vez frente a las pantallas donde fluyen incansablemente las cifras y las ecuaciones de la Matriz, respecto a si “siempre la miraba codificada”, Cypher contesta “Have to. The image translators sort of work for the construct programs but there’s way too much information to decode the Matrix. You get used to it, though. Your brain does the translating. I don’t even see the code. All I see is blonde, brunette and redhead…” Esta contestación, haciendo, de paso, explícita referencia a una clásica relación entre genotipos (código de la Matriz) y fenotipos (“blonde”, “brunette”, “redhead”), muy bien podría ser aplicada en referencia a un ‘código genético’ o genoma. Los rebeldes insertados en la Matriz son, como en un mapa genético, identificables y localizables en la Matriz por medio de este código.

De la misma forma que para la Matriz todo lo que existe está codificado y lo que no está codificado no existe para ella, para la biología contemporánea, como hemos dicho, no existen organismos