Categorías metafóricas

De la combinación entre metodologías, surge un conjunto de indicadores que nos confirman la relación entre pautas de consumo y emociones en la creación de nuevas formas de identidad, que se articulan en forma de categorías metafóricas.

A. Metodología cualitativa. Metáforas cualitativas

Creación de categorías

Estudiamos las emociones como metáforas intersubjetivas y constituimos 2 grupos de categorías emocionales (tecnológicas y matrices) que nos sirven para estudiar los procesos y

dinámicas de consumo emocional e identitario. No debe entenderse, sin embargo, que la creación de este conjunto de categorías sea previa al análisis de contenido; de ser así, limitaríamos el objeto de nuestro estudio y llegaríamos a conclusiones deformadas o sesgadas. La formación de categorías responde plenamente a un proceso inductivo y no deductivo, por tanto, es la propia trama o red interactiva de relaciones afectivas que establecen los jóvenes en sus interacciones tecnológicas la que nos permite estudiar el significado que les otorgan, desde la propia contextualización procedimental.

- Categorías tecnológicas. Encontramos 4 categorías de metáforas emocionales intersubjetivas de naturaleza tecnológica que se articulan en distintos ejes “matrices”

1. Cadenas: Hacer cadenas permite enlazarnos como sujetos activos para crear realidades, en forma de deseos, acciones o proyectos compartidos.
2. Diálogos: Abrir campos de posibilidad, transformación y relación donde el sujeto interacciona, narrándose a sí mismo y a los otros. Desde un intercambio simbólico, se crean y recrean significados y realidades compartidas. Para el actante es emocionante enviar cosas a sus amigos, navegar, intercambiar, buscar y compartir.