El corpus abarca la totalidad de la transcripción de 48 entrevistas individuales hechas a jóvenes de entre 12 y 17 años, con motivo de una investigación financiada por el CIIMU (Consorcio del Instituto de la Infancia y el Mundo Urbano) al grupo JovenTIC para estudiar las dinámicas de consumo de las TIC de los jóvenes de Barcelona en espacios de ocio y de conexión a la red. Estos jóvenes que aceptaron participar fueron entrevistados en el mismo espacio del cual son usuarios. La muestra de espacios fue intencionada con el objetivo de obtener la máxima variedad de horarios y barrios de la ciudad.

Diseñamos la metodología desde las fases que establece Bardin para el AC (1986, p. 71). En el Preanálisis, empezamos con una lectura superficial de la totalidad de las entrevistas para compartir impresiones e intuiciones. Exploramos el material agrupando ideas, temas y conceptos para obtener una visión representativa del contenido. En posteriores lecturas, señalizamos los índices que consideramos significativos en función de nuestra hipótesis y objetivos, usando un procesador de textos informático, el ATLAS.ti, que define segmentos contextualizados y categorizados semánticamente para su posterior comparación y visualización en mapas de relación, entre los distintos fragmentos o registros y también entre las categorías halladas. El criterio de codificación se basó en enumerar las líneas de cada entrevista de principio a fin, según la zona o barrio de pertenencia. Así, los fragmentos significativos quedaron registrados mediante un código único, de fácil localización.

Para definir las unidades de análisis, descomponemos el texto significativo en fragmentos formados por una unidad de registro y una de contexto. La unidad de registro delimita un segmento con significado en función de su valor semántico. La de contexto, como segmento de comprensión, nos permite dar significado y sentido a la unidad de registro.

Para establecer las categorías en las que distribuir las unidades de registro para su posterior clasificación y recuento, nos fijamos en las narraciones de los informantes. Como resultado, surgen las categorías “tecnológicas”: ‘cadenas’, ‘juegos’, ‘diálogos‘ y ‘bromas’. Partiendo de éstas y de (re)lecturas sucesivas del corpus, extraemos un segundo grupo de categorías “matrices” que sustentan y dan sentido a las primeras ofreciéndoles un contexto a partir del cual