Para un profesional de la comunicación no es tan importante conocer las últimas innovaciones técnicas que trae consigo Internet –algo en sí necesario, obviamente– como desplegar un sentido o actitud orientado a reflexionar acerca de cómo un sitio web puede satisfacer mejor las necesidades de los usuarios. Una forma de adaptarse al medio consiste en desarrollar una gran capacidad de observación combinada con una alta capacidad de concreción; esto es, de adaptarse a los cambios que, en general propicia Internet, y, en concreto, los sitios web.