encontramos en los correos electrónicos que se habilitan para que los usuarios puedan comunicarse con los gestores de los sitios web. La forma y modo en cómo se responda a las peticiones o comentarios generará en éstos unas sensaciones específicas de confianza o rechazo.

Consideramos que una propuesta adecuada que puede consultarse acerca de los diferentes modos interactivos es la presentada por Alonso y Martínez (2003). Aunque debe decirse que existen otros más, consideramos que, de cara al modelo de análisis que estamos formulando, éstos pueden sernos de utilidad. Alonso y Martínez distinguen entre correo electrónico, listas de distribución, grupos de noticias, foros, chat, hipertexto y encuestas.

Estética del sitio

Suele decirse que la estética del sitio es una característica complicada de analizar en cuanto que este criterio corresponde a la esfera privada del individuo, siendo la personalidad de cada sujeto la que se inclina por el empleo de un color, de un fondo, recursos gráficos, fotografías, tipo y tamaño de letra, dibujos, etcétera. Sin embargo, lo que sí se puede afirmar es que muchos aspectos referidos a la estética pueden influir positiva o negativamente en la manera en cómo los usuarios satisfacen sus necesidades. Por ejemplo, un tipo de letra específico, que resalte sobre el resto de los contenidos, puede favorecer la navegabilidad de un tipo de usuario.


Conclusión: las actitudes profesionales específicas para analizar sitios

Un profesional de la comunicación que pretenda analizar sitios web debe desplegar unas actitudes diferentes a las propias de un comunicador que desarrolla su labor en lo que comúnmente suelen denominarse medios tradicionales: empresas de publicidad, diarios, radios, televisiones, etcétera. Identificamos las siguientes actitudes que deben prevalecer en los profesionales que analizan sitios web: claridad de objetivos, realismo y capacidad de adaptación al medio.